martes, 1 de agosto de 2017

Federico Chiesa, hijo de Enrico

Federico Chiesa / Gabriele Maltinti / Getty Images
Ser hijo de un futbolista que tuvo siempre el listón alto es un hándicap para aquel que se quiere ganar la vida con el mundo del balón. Seguir los pasos de un padre que fue uno de los delanteros más peligrosos del Calcio dos décadas atrás pone siempre al nuevo futbolista en el candelero de las críticas y su zona natural, hasta que el tiempo pasa para demostrar cómo es uno, es el ojo del huracán. ¿Será realmente bueno o estará ahí por enchufe?

Eso es lo que le ha pasado a Federico Chiesa (Genoa, 25 de octubre de 1997), hijo de Enrico, en su carrera hasta que hace un año Paulo Sousa le dio la alternativa y le hizo debutar con el primer equipo de la Fiorentina. Fue en la jornada inaugural de la Serie A, lo hizo como titular ante la campeona Juventus en un partido que siempre es especial para el club viola. Es el derbi de los derbis, si bien no regional o geográfico, sí en términos de rivalidad histórica deportiva. 

Federico cuajó una actuación tímida y sinceramente no destacó. Fue el damnificado y se quedó en la caseta de vestuarios en el descanso. No había sido un debut de ensueño, pero sí algo para al menos dar ese primer paso y romper el cascarón. Enrico Chiesa marcó goles allá donde fue: Parma, Sampdoria, Fiorentina, Siena, Lazio, Modena... Aunque fue en el equipo violeta donde logró su mayor cantidad de tantos y lo que es mejor, en menos partidos. Un ratio altísimo. Tampoco se quedó corto con la camiseta de la selección y logró ganar títulos con equipos no acostumbrados a ello. ¿Estaría su hijo allí solo por lo que fue su padre?

Por todo eso, Federico Chiesa tenía que hacer más del doble que los demás para tener menos reconocimiento. En el primer tramo de la temporada, Sousa le fue brindando pocos minutos. Para Navidad, su explosión fue tal, que se adueñó por completo de la banda derecha y mandó a un Bernardeschi que era dueño y señor de todo lo que se originaba en Florencia a la mediapunta. Los Federicos empezaron a hacer de las suyas y su asociación fue clave en una temporada que fue una montaña rusa y que salvó su binomio. Ahora, sin Bernardeschi, en Turín, sin Ilicic, en Atalanta, sin Tello, en el Betis y en una plantilla que se ha quedado coja, que ha perdido a todos sus puntales y que previsiblemente también prescindirá de Kalinic y Badelj, es el momento en el que Chiesa tiene que dar un paso adelante y ser el jugador diferencial. Difícil y quizás demasiada responsabilidad para un jugador tan joven. Pero son lentejas. No hay mucho más.

La situación le llega muy pronto, apenas con 19 años, pero su primer gran año en la élite invitan a pensar en lo mejor a título individual, toda vez que el equipo en su conjunto se cae a cachos y se debe preparar para un año difícil y peligroso. Federicho Chiesa es un jugador de banda, preferiblemente derecha. Es un extremo de los que ya no abundan, de los que tienen el desborde y el regate por bandera, de los que son capaces de acelerar siempre con una marcha más, de conducir la pelota con la cabeza gacha y levantarla solo en el momento decisivo. En cierto modo recuerda al Joaquín que despuntó en sus primeros años en el Betis. Ese desparpajo, esa facilidad para el quiebro en el uno contra uno y ese buen pie una vez llegado a línea de fondo. Por eso sufre y pierde potencial y peligrosidad cuando le ponen a pierna cambiada.

Es un fijo en el once titular de la selección Sub21 que llegó a semifinales el mes pasado en la Eurocopa de la categoría y de seguir con está progresión no deberá tardar en dar el salto a la absoluta. En la campaña que acaba de terminar, la de su debut, jugó 36 partidos repartidos entre Liga, Copa y Europa League, en los que marcó cinco goles y dio cuatro asistencias. Quizás es ahí, en términos numéricos, donde debería dar un gran salto para ser más influyente a la larga en el equipo que esta temporada entrena Pioli. Todo sería más fácil para él si se hubiera quedado Paulo Sousa, que tenía un sistema idóneo para él. Ahora, con el nuevo técnico, deberá ganarse los galones, nada sencillo para agradar a alguien que en su carrera ha demostrado tener cierta preferencia por la veteranía y los jugadores experimentados. Sea como fuere, Federico, hijo de Enrico, es a día de hoy la única esperanza de la Fiorentina y uno de los mejores proyectos que tiene el fútbol transalpino. Que no nos sorprenda si el verano que viene es protagonista de uno de los grandes culebrones. Esto va así.

jueves, 8 de junio de 2017

Eurocopa Sub21: Equipos, jugadores, ausentes, favoritos...

Italia y España, las selecciones con más entorchados, con cinco y cuatro respectivamente, llegan a Polonia con el cartel de claras favoritas. La nómina de ambos seleccionadores es envidiable y muchos se han caído desde la absoluta para ayudar al club inferior a conseguir el trofeo final. Así, tenemos goleadores en Primera, campeones de Champions League y jugadores con un futuro terrible, pero un presente consolidado. Por eso, el once de ambos conjuntos presenta dos alineaciones repletas de jugadores titulares en las mejores ligas del mundo. Un poco por detrás aparece Alemania, quizás con algunas mermas en según qué posiciones del campo. Más atrás, Inglaterra, que viene de hacer un verano apasionante en tanto en cuanto a selecciones inferiores se refiere, y Serbia, aún vigente campeona del Mundial Sub20 que tiene muchas bajas respecto a ese equipo que hace dos años conquistó el universo.

Hace dos años, la fase final fue algo descafeinada. Suecia, liderada por el celtista Guidetti, se llevó el título en la tanda de penaltis tras imponerse a una Portugal que tenía los mejores nombres del torneo. Ambos equipos han renovado casi la totalidad de sus plantillas y, salvo milagro, no tendrán opción alguna en esta nueva edición. Repiten algunos protagonistas como Horta y Tibbling, pero sus selecciones están muy lejos de las favoritas.

España ganó las dos ediciones anteriores a la última. Es decir, la penúltima y la antepenúltima, y buscará el éxito para alcanzar a Italia como equipos con más títulos Sub21. La selección de Albert Celades es envidiable y seguirá la misma tónica de los últimos torneos y seguirá el patrón de la absoluta: Toque, posesión, ocasiones y muchos goles cuando se pueda. Los 23 jugadores de la lista juegan en la Primera División de las mejores Ligas del mundo y algunos como Saúl, Deulofeu o Asensio han jugado ya con los mayores. La profundidad de banquillo es envidiable y es quizás la mejor arma de una selección que tendrá muchísimas variables distintas, que tan necesarias son en este tipo de torneos, tan cortos y con tanta carga de partidos. Hacer alineaciones ideales puede ir en vano en este caso. La diferencia entre titulares y suplentes es en muchos casos escasa

España
No obstante, sí parecen fijos Kepa en la portería, Bellerín en un costado y Vallejo en el eje de la zaga. El del Eintracht de Frankfurt ha sido una de las revelaciones de la Bundesliga, mientras que el del Arsenal lleva ya años compitiendo al máximo nivel. Saúl, como jefe en la medular, acompañado en las bandas por Asensio y Deulofeu, el veterano del grupo. La punta parece será de Sandro, el delantero del Málaga que tiene su destino apalabrado con el Atlético de Madrid. Y Ceballos, auténtico líder del Betis, tendrá minutos de importancia. La competencia es tal, que puntales hasta ahora como Óliver Torres o Manquillo y jugadores como Ayoze Pérez se han quedado a las puertas.

Italia
Nada tiene que envidiar Italia de la roja. La Azzurra, histórica dominadora de la categoría, ha preparado una nómina similar a la Española, con jugadores contrastados, con un once de tipos protagonistas en la Serie A esta temporada. Bernardeschi es sin duda el mejor de la generación, junto al ya veterano Donnarumma bajo los palos. El guardameta imbatible del Milan estará flanqueado por una defensa de altura. Conti, en el lateral derecho, ha sido uno de los mejores jugadores en su posición esta campaña. Rugani, que aprende tras la estela de la BBC de la Juventus y Caldara, que será su compañero en Turín la próxima década. En el centro del campo habrá golpes para hacerse con un puesto. El milanista Locatelli y el interista Gagliardini han llegado con fuerza y serán la pareja de interiores de Cataldi. Arriba, la pólvora. Berardi, Bernardeschi, Petagna, Chiesa y Cerri, eterno nueve de las categorías inferiores. 

En un segundo escalón se encuentra Alemania. A la selección teutona le falta algún nombre, porque Low así lo ha querido por la Confederaciones, y otros que nadie esperaba como Passlack (el mejor jugador de futuro del país) y Aymen Barkok, la sensación del Eintracht esta campaña que ha ido de menos a más y ha terminado siendo clave. También Stendera, que ha visto su progresión cortada tras estar todo el año lesionado de la rodilla. La Mannschaft presenta un once de garantías, aunque su banquillo deja algo más que desear. No obstante, el gen competitivo que les caracteriza, les hace siempre estar en la nómina para conseguir el título que lograron hace cuatro ediciones.

La experiencia de la defensa, así como la de jugadores como Arnold, más el desparpajo de Meyer, la jerarquía de Dahoud o la imprevisibilidad de Gnabry hacen de Alemania un equipo a tener en cuenta. De que Selke esté entonado, porque es un delantero absolutamente de rachas, dependerán gran parte de sus opciones en Polonia.

Alemania

Mención aparte merece Inglaterra. Los pross llevan un verano de ensueño a nivel de selecciones inferiores. Ha tenido presencia en todos los torneos celebrados. Perdió la Eurocopa Sub17 en el tiempo de descuento (y posteriormente en los penaltis), está clasificada para las semifinales del Mundial Sub20 y el mes que viene es una de las selecciones favoritas al Europeo Sub19. Para la cita de Polonia, no estarán ni Loftus Cheek ni Patrick Roberts, dos bajas muy sensibles. La defensa tendrá dos puntales gunner, como Holding y Chambers, mientras que los jugadores del Chelsea Abraham, Baker y Chalobah serán la columna del equipo. La experiencia de Redmond y Gray y el desparpajo y de Grealish, las mejores armas en ataque.

Inglaterra
También hay que poner en liza a la selección de Serbia. Aún vigente campeona del Mundo Sub20, hasta que termine la cita que se está disputando ahora en Corea, los balcánicos presentan una nómina muy competitiva aunque posean algunas bajas importantes respecto a la selección que consiguiera el título hace dos años. En la portería, la transición dulce ha pasado de Rajkovic a Vanja Milinkovic-Savic (hermano de Sergej) y es quizás donde menos diferencias habrá, junto a la medular. La defensa sigue casi intacta y solo falta Babic. Antonov y Veljkovic sobreviven de aquel equipo, mientras que Gajic ha subido su nivel.

En el centro del campo, todo dependerá de la situación de Sergej Milinkovic-Savic. El del Lazio sigue el tira y afloja con su club, que es reacio a que acuda al torneo y las noticias sobre si jugará o no cambian cada día. La última hora es que sí, que entra en la lista de convocados, pero la decisión, pese a ser oficial, no es definitiva ni mucho menos. Sí que estará Maksimovic, capitán, fichaje de futuro del Valencia. Igual que en los costados repetirán Zivkovic y Gacinovic. El primero, que parecía se iba a comer el mundo, no ha tenido suerte esta temporada en el Benfica. El segundo, tapado por el primero, ha ido de menos a más y es un puntal del Eintracht de Frankfurt. La vida al revés. En la delantera, ni Saponjic ni Mandic ni Jovic. En su lugar estará Uros Djorjevic, delantero del Partizán, que no cuajó ni en el Vitesse ni en el Palermo y esta temporada ha marcado casi 30 goles entre Liga y Copa.

Serbia

Sueña Portugal con repetir la hazaña que consiguieron los mayores el verano pasado en Francia. Para ello, Renato Sanches y Rubén Neves lideran una selección en la que no está André Silva, ya consolidado en la absoluta. Rubén Semedo, recién fichado por el Villarreal y Diogo Jota, del Atlético, son dos de los atractivos de una selección que a priori no debería tener opciones al título final.

Sí que estaré, por parte de República Checa, Patrik Schick. El de la Sampdoria fue el máximo goleador en la fase de clasificación y este año ha irrumpido con fuerza en el Calcio en la segunda parte de la temporada. Tanto, que se rumorea que su fichaje por la Juventus es ya un hecho. Su selección no le acompaña en cuanto a calidad, pero tener un jugador tan superior en estos torneos siempre es una gran baza.

Será un torneo algo descafeinado, eso sí, por lo que podía haber sido y no fue. Mientras las mejores selecciones llevan a sus mejores jugadores, el Nápoles no le ha permitido a Polonia dar un salto de nivel en su plantilla, al impedir las convocatorias de Zielinski y Milik, que querían estar en la cita celebrada en su país. Marcus Rashford tampoco estará con Inglaterra, pues Mourinho hizo fuerza para que el chico dé el salto definitivo con la absoluta y en la nómina de Suecia no estará Isak, que ha rechazado él mismo acudir a la cita. Parece que su decisión es la de ir al Europeo Sub19, donde puede ser una figura mejor que aquí.

Por España, jugadores como Óliver Torres y Munir se han quedado fuera a última hora por la alta competitividad de la plantilla y lo difícil de ganarse un puesto, mientras que Kasper Dolberg, estrella del Ajax, tampoco estará con Dinamarca. Alemania, por su parte, ha presentado novedades extrañas en la lista. Se soñaba con que acudiera Felix Passlack, pero el capitán de la Sub19 tendrá que ejercer como tal el mes que viene, igual que Aymen Barkok, que a sus 18 años ya ha completado una temporada a gran nivel en Bundesliga.

miércoles, 7 de junio de 2017

Eurocopa Sub21 (2017): Listas confirmadas

GRUPO A

-Polonia:
Porteros: Bartłomiej Drągowski (ACF Fiorentina), Maksymilian Stryjek (Sunderland FC), Jakub Wrąbel (Olimpia Grudziądz).
Defensas: Jan Bednarek (Lech Poznań), Krystian Bielik (Birmingham City FC), Paweł Dawidowicz (VfL Bochum), Jarosław Jach (Zagłębie Lubin), Paweł Jaroszyński (Cracovia), Tomasz Kędziora, (Lech Poznań), Igor Łasicki (Carpi FC), Przemysław Simiński (Wisła Płock)
Medios: Adam Buksa (Zagłębie Lubin), Przemysław Frankowski (Jagiellonia Białystok), Bartosz Kapustka (Leicester City), Jarosław Kubicki (Zagłębie Lubin), Karol Linetty (UC Sampdoria), Patryk Lipski (Sin equipo), Łukasz Moneta (Ruch Chorzów), Radosław Murawski (Piast Gliwice)
Delanteros: Dawid Kownacki (Lech Poznań), Jarosław Niezgoda (Ruch Chorzów) Krzysztof Piątek (Cracovia), Mariusz Stępiński (FC Nantes).
Principales ausencias: Arkaduisz Milik, Piotr Zielinski.

-Eslovaquia:
Porteros: Adrián Chovan (AS Trenčín), Adam Jakubech (FC Spartak Trnava), Marek Rodák (FC Fulham).
Defensas: Lukáš Skovajsa (AS Trenčín), Tomáš Huk, Ľubomír Šatka (obaja FC DAC 1904 Dunajská Streda), Denis Vavro, Róbert Mazáň (obaja MŠK Žilina), Branislav Niňaj (Sporting Lokeren), Martin Valjent (Ternana Calcio), Milan Škriniar (Sampdoria Janov).
Medios:  Nicolas Špalek (MŠK Žilina), Jakub Hromada, Martin Chrien (obaja Viktoria Plzeň), Jaroslav Mihalík (Cracovia Krakov), Lukáš Haraslín (Lechia Gdansk), Stanislav Lobotka (FC Nordsjaelland), Matúš Bero (Trabzonspor), Albert Rusnák (Real Salt Lake), László Bénes (Borussia Mönchengladbach).
Delanteros: Pavol Šafranko (FC DAC 1904 Dunajská Streda), Adam Zreľák (FK Jablonec), Tomáš Vestenický (Cracovia Krakov).

-Suecia:
Porteros: Tim Erlandsson (AFC), Anton Cajtoft (J Sur), Pontus Dahlberg (IFK Göteborg).
Defensas: Franz Brorsson (Malmö FF), Jacob Une Larsson (Djurgarden), Filip Dagerstål (IFK Norrköping), Joakim Nilsson (Elfsborg), Linus Wahlqvist (IFK Norrköping), Adam Lundqvist (Elfsborg,) Isak Ssewankambo (Molde), Pa Konate (Malmö FF).
Medios: Simon Tibbling (Groningen), Alexander Fransson (Basilea), Kristoffer Olsson (AIK), Muamer Tankovic (AZ), Carlos Strandberg (FC Brujas), Gustav Engvall (Djurgarden), Melker Hallberg (Kalmar), Kerim Mrabti (Djurgarden).
Delanteros: Pawel Cibicki (Malmö FF), Niclas Eliasson (IFK Norrköping), Joel Asoro (Sunderland), Amin Affane (AIK).
Principales ausencias: Alexander Isak.

-Inglaterra:
Porteros: Angus Gunn (Manchester City), Jonathan Mitchell (Derby County), Jordan Pickford (Sunderland).
Defensas: Calum Chambers (Arsenal), Ben Chilwell (Leicester City), Kortney Hause (Wolverhampton Wanderers), Rob Holding (Arsenal), Mason Holgate (Everton), Dominic Iorfa (Wolverhampton Wanderers), Alfie Mawson (Swansea City), Jack Stephens (Southampton), Matt Targett (Southampton)
Medios: Lewis Baker (Chelsea), Nathaniel Chalobah (Chelsea), Jack Grealish (Aston Villa), Will Hughes (Derby County), John Swift (Reading), James Ward-Prowse (Southampton)
Delanteros: Tammy Abraham (Bristol City), Demarai Gray (Leicester City), Jacob Murphy (Norwich City), Nathan Redmond (Southampton), Cauley Woodrow (Fulham).
Principales ausencias: Loftus Cheek, Patrick Roberts. 



                                                                       GRUPO B

-España: 
Porteros: Kepa Arrizabalaga (Athletic), Pau López (Tottenham/ING) y Rubén Blanco (Celta).
Defensas: Jonny Castro (Celta), Yeray Álvarez (Athletic), Alejandro Grimaldo (Benfica/POR), Jorge Meré (Sporting), Álvaro Odriozola (Real Sociedad), Jesús Vallejo (Eintracht/GER), José Luis Gayá (Valencia) y Héctor Bellerín (Arsenal/ING).
Medios: Mikel Merino (Borussia Dortmund/GER), Mikel Oyarzábal (Real Sociedad), Marcos Llorente (Alavés), Saúl Ñíguez (Atlético de Madrid), Carlos Soler (Valencia), Dani Ceballos (Betis), Marco Asensio (Real Madrid), Denis Suárez (Barcelona).
Delanteros: Gerard Deulofeu (Milan/ITA), Iñaki Williams (Athletic), Sandro Ramírez (Málaga) y Borja Mayoral (Wolfsburgo).
Principales ausencias: Ayoze Pérez, Óliver Torres.

-Portugal:
Porteros: Bruno Varela, Joel Pereira y Miguel Silva;
Defensas: Fernando Fonseca, João Cancelo, Edgar Ié, Ruben Semedo, Tobias Figueiredo, Pedro Rebocho y Kevin Rodrigues;
Médios: Rúben Neves, Francisco Ramos; Renato Sanches, Francisco Geraldes, João Carvalho, Bruno Fernandes.
Delanteros: Podence, Diogo Jota, Gonçalo Guedes, Iuri Medeiros, Ricardo Horta, Gonçalo Paciência y Bruma.
Principales ausencias: Rony Lopes, André Moreira.

-Macedonia:
Porteros:  Igor Aleksovski (Vardar), Damjan Shishkovski (Rabotnicki), Filip Ilikj (Gandzasar).
Defensas: Gjoko Zajkov (Charleroi, Bélgica), Darko Velkovski (Vardar), Visar Musliu (Renova), Mevlan Murati (Shkendija), Egzon Bejtullai (Shkendija), Besir Demiri (Vardar), Aleksa Amanovikj (Javor), Jovan Popzlatanov (Pelister).
Medios: Boban Nikolov (Vardar), Enis Bardhi (Újpest, Hungría) , David Babunski (Yokohama, Japón), Daniel Avramovski (Olimpija, Eslovenia), Elif Elmas (Rabotnichki), Davor Zdravkovski (Makedonija GjP).
Delanteros: Marjan Radeski (Shkendija), Viktor Angelov (Újpest, Hungría), Nikola Gjorgjev (Grasshoppers, Suiza), Filip Pivkovski (Landskrona, Hungría), Kire Markoski (Rabotnichki), Tihomir Kostadinov (Zlaté), Petar Petkovski (Vardar).

-Serbia:
Porteros: Boris Radunović (US Avellino 1912), Vanja Milinković-Savić (Lechia Gdańsk), Filip Manojlović (Crvena Zvezda).
Defensas: Milan Gajić (Bordeaux), Aleksandar Filipović (FK Vozdovac), Miroslav Bogosavac (FK Cukaricki), Vukasin Jovanović (Bordeaux), Radovan Pankov (FC Ural), Milos Veljković (Werder Bremen), Nikola Milenkovic (Partizan), Nemanja Antonov (Grasshoppers).
Medios: Andrija Zivković (Benfica), Nemanja Maksimović (FC Astana), Dejan Meleg (FK Vojvodina), Marko Grujić (Liverpool), Srdan Plavsić (Crvena Zvezda), Sergej Milinković-Savić (Lazio), Nemanja Radonjic (FK Cukaricki), Sasa Lukić (Torino), Mijat Gacinovic (Eintracht Frankfurt).
Delanteros: Aleksandar Cavrić (Slovan Bratysława), Ognjen Ożegović (FK Cukaricki), Uros Djurdjević (Partizan).



GRUPO C

-Italia:
Porteros: Alessio Cragno (Beneveto), Gianluigi Donnarumma (Milan), Simone Scuffet (Udinese).
Defensas: Antonio Barreca (Torino), Davide Biraschi (Genoa), Davide Calabria (Genoa), Mattia Caldara (Atalanta), Andrea Conti (Atalanta), Alex Ferrari (Verona), Daniele Rugani (Juventus), Nicola Murru (Cagliari).
Medios: Marco Benassi (Torino), Danilo Cataldi (Genoa), Manuel Locatelli (Milan), Roberto Gagliardini (Inter), Alberto Grassi (Atalanta), Lorenzo Pellegrini (Sassuolo).
Delanteros: Alberto Cerri (Pescara), Domenico Berardi (Sassuolo), Federico Bernardeschi (Fiorentina), Federico Chiesa (Fiorentina), Luca Garritano (Cesena), Andrea Petagna (Atalanta).

-Alemania:
Porteros: Odisseas Vlachodimos (Panathinaikos), Julian Pollersbeck (1. FC Kaiserslautern), Marvin Schwäbe (Dynamo Dresden)
Defensas: Yannick Gerhardt (VfL Wolfsburg), Gideon Jung (Hamburger SV), Thilo Kehrer (Schalke 04), Marc-Oliver Kempf (SC Freiburg), Lukas Klünter (1. FC Köln), Niklas Stark (Hertha BSC), Jonathan Tah (Bayer Leverkusen), Jeremy Toljan (1899 Hoffenheim), Mitchell Weiser (Hertha BSC).
Medios: Nadiem Amiri (1899 Hoffenheim), Maximilian Arnold (VfL Wolfsburg), Mahmoud Dahoud (Borussia Mönchengladbach), Serge Gnabry (Werder Bremen), Janik Haberer (SC Freiburg), Dominik Kohr (FC Augsburg), Max Meyer (Schalke 04), Levin Öztunali (FSV Mainz 05), Maximilian Philipp (SC Freiburg).
Delanteros: Felix Platte (Darmstadt 98), Davie Selke (RB Leipzig).
Principales ausencias: Felix Passlack, Aymen Barkok, Marc Stendera.

-Dinamarca:
Porteros: Jeppe Højbjerg (Esbjerg fB), Thomas Hagelskjær (Aarhus GF), Daniel Iversen (Leicester).
Defensas: Andreas Maxsø (FC Nordsjælland), Patrick Banggaard (Darmstadt), Jakob Blåbjerg (AaB),
Joachim Andersen  (FC Twente), Frederik Holst (Brøndby IF), Rasmus Nissen (FC Midtjylland), Mads "Mini" Pedersen (FC Nordsjælland), Jacob Rasmussen (Rosenborg).
Medios: Christian Nørgaard (Brøndby IF), Lasse Vigen Christensen (Fulham FC) Casper Nielsen (OB), Mathias Jensen (FC Nordsjælland), Emiliano Marcondes (FC Nordsjælland), Frederik Børsting (AaB),Andrew Hjulsager (Celta Vigo), Lucas Andersen (Grashoppers).
Delanteros: Mikkel Duelund (FC Midtjyllland), Marcus Ingvartsen (FC Nordsjælland), Kenneth Zohore (Cardiff City), Kasper Junker (AGF).
Principales ausencias: Kasper Dolberg.

-República Checa:
Porteros: Patrik Macej (Michalovce), Luděk Vejmola (Mladá Boleslav), Lukáš Zima (FC Janov)
Defensas: Milan Havel (Bohemians 1905), Daniel Holzer (Sparta Praha), Filip Kaša (Žilina), Michael Lüftner (Slavia Praha), Aleš Matějů (Plzeň), Stefan Simič (Mouscron), Patrizio Stronati (Mladá Boleslav).
Medios: Václav Černý (Ajax Amsterdam), Antonín Barák (Slavia Praha), Jakub Jankto (Udinese), Martin Hašek (Bohemians 1905), Tomáš Souček (Liberec), Michal Hubínek (Bohemians 1905), Jakub Nečas (Mladá Boleslav), Michal Sáček (Sparta Praha), Petr Ševčík (Liberec), Michal Trávník (Jablonec).
Delanteros: Patrik Schick (Sampdoria), Lukáš Juliš (Sparta Praha), Tomáš Chorý (Olomouc).


jueves, 1 de junio de 2017

Doan y Kubo, una pandilla de pillos nipona

Doan (7) y Kubo (20) celebran el gol marcado a Sudáfrica
Japón ha caído en el Mundial Sub20 en octavos de final. Su verdugo, Venezuela, es quizás el equipo más serio de todo el torneo hasta la fecha (junto a Inglaterra), que no pudo deshacerse de los nipones más que en la prórroga, a 10 minutos de una tanda final de penaltis que habría podido dictar una suerte diferente. Pese a la pronta eliminación, los asiáticos deben estar contentos y orgullosos, primero porque han dado la talla y segundo porque han nacido dos estrellas: Takefusa Kubo y Ritsu Doan.

Desde hace tiempo, parece que los buenos jugadores japoneses aparecen en el panorama de dos en dos. Todos cortados por un mismo patrón. Uno es mediapunta hábil, móvil, con velocidad, cambio de ritmo. El otro, que también es atacante, es más pausado, tiene más rigor, mejor último pase y gusta más de asistir que de llegar. Lo vimos con Nakata y Nakamura, pioneros, y ahora con Honda y Kagawa, que han sido menos de lo que podían llegar a haber sido. Es el turno ahora de dos imberbes, Doan y Kubo.

Ritsu Doan (16 de junio de 1998) tiene solo 18 años y ha sido el líder y el mejor jugador de esta generación de samuráis. Omnipresente, escurridizo, el chico que juega en el Gamba Osaka ha marcado tres de los cuatro goles de Japón en el torneo. Su participación en el juego ha sido vital y ha visto cómo la libertad que le otorgaban sus compañeros para rendir por donde quisiera del campo le hacía aún más peligroso. Zurdo cerrado a la hora del golpeo, no tiene ese problema a la hora de conducir y ejecutar slalons con ambas piernas. Es imprevisible, tiene buen cambio de ritmo y llega con suma facilidad desde atrás. Él es Nakata, Honda. 

Takefusa Kubo (4 de junio de 2001) ha sido el jugador más joven del torneo. A sus 15 años ha sido una de las sensaciones de la cita y, aunque ha sido siempre parte del banquillo, cada vez que el entrenador ha querido verle en el campo, a Japón le ha cambiado el gesto. Le sucedió en el debut, cuando Japón iba cayendo por 1-0 y nada más entrar el chico generó los dos goles que dieron la vuelta al marcador. Su juego es más pausado, entre líneas, y no busca ganar, de momento, el cuerpo a cuerpo que sabe tiene perdido ante chicos cinco años mayores (y mucho más desarrollados) que él. Él es Nakamura, Kagawa.

Kubo fue parte de la Masía del FC Barcelona hace no mucho, cuando el chico y sus padres vivían en España. Ahora, en las filas del FC Tokyo, se ha convertido en el jugador más joven en jugar en la Primera División de Japón. El club catalán quiere recuperarle, pero la prohibición FIFA de fichar menores se lo impide por el momento. Doan fue uno de los chicos más jóvenes en jugar en Primera División y el año pasado el PSV llegó a un acuerdo para hacerse con sus servicios, pero la mano dura que está aplicando la FIFA en estos casos echó para atrás a los holandeses. Al final se quedó, y en los apenas 500 minutos que lleva como profesional, ya ha marcado cuatro goles.

Juegan a un toque, rápido, casi sin mirarse. No les hace falta. Tienen esa complicidad de quien parece llevar una década jugando juntos. Son dos chiquillos que se divierten en el parque con la sonrisa de oreja a oreja. Como suele suceder en esto del fútbol asiático, calidad y técnica les sobra a raudales. Otra cosa es la táctica y la fortaleza tanto física como mental, la gran barrera y el escollo principal que impide a la selección de Japón, año tras año, hacer gestas mejores en los Campeonatos del Mundo. De su adaptación rápida al fútbol europeo, de su regularidad en este y de su acierto a la hora de fichar por un club del viejo continente nacerá el dónde está su límite. No lo tendrán fácil, la historia así lo dice. Son muchos, mejores que ellos además, los que se han quedado en el camino. 

viernes, 26 de mayo de 2017

Yeferson Soteldo, talento por debajo del 1'60

Soteldo, en el Sudamericano Sub20/
RODRIGO BUENDIA/AFP/Getty Images
Cuando Yeferson Soteldo coge el balón la fábula de David contra Goliat toma forma y se hace realidad. Se trata de un enano entre muchos gigantes, no solo uno, que intentan frenarle en el mayor de los casos sin éxito. Siendo uno de los nombres propios del Mundial Sub20 que se celebra estos días en Corea y uno de los destacados del pasado Sudamericano de la categoría, Yeferson Soteldo (30 de junio de 1997, Venezuela), que ya ha debutado con la absoluta y quema etapas a pasos agigantados, puede dar el salto a Europa más pronto que tarde.

Muy pocos entendieron su decisión de firmar el pasado mes de enero por el Huachipato chileno cuando por él preguntaba ya media Europa. Italia y España, sobre todo, se habían fijado en ese crío de 1'58 metros de altura que con 19 años ya tiene en su haber tres títulos ligueros de Venezuela. Debutó con el Caracas a los 16 años, como hiciera su ídolo Salomon Rondón, antes de dar el salto al Zamora, donde ha logrado un torneo Apertura, un Torneo Adecuación y una Primera División en el reciente nuevo calendario creado por la Federación Venezolana de Fútbol. 

Debutó con la selección absoluta el año pasado y se presenta ya como el futuro mediapunta de la vinotinto por muchos años. Su mayor hándicap es sin duda la altura. Soteldo es un enano, el jugador más pequeño del fútbol sudamericano, ya no va a crecer más y eso puede suponer una merma a la hora de dar el salto al fútbol del viejo continente, donde realmente está a día de hoy el máximo nivel y donde se requiere mucho más juego tanto físico como técnico y táctico. Los casos son numerosos. Diego Buonanotte, líder de River Plate que nunca pudo competir en Europa. Algo parecido le sucedió a Maxi Moralez, que tras reinar en torneos juveniles y hacer un buen papel en la Liga Argentina, nunca pudo pasar de un juego discreto e irregular con el Atalanta, en el que fue quizás su mejor paso a nivel internacional.

Por eso, Yeferson Soteldo tiene muchas posibilidades de quedarse en el camino, pese a ser un talento innato y un prodigio del balón. Y es una pena. Uno le ve driblar desde la mediapunta, ganar balones divididos a jugadores que le sacan dos cabezas. Soteldo hace de su tren inferior una gran baza. Es rápido, realmente rápido y escurridizo. Pero ha de llegar antes siempre que su rival si no quiere salir perdiendo en el balón dividido o el balón aéreo. Se hace sumamente complicado arrebatarle el balón cuando lo tiene controlado, porque lo conduce pegado al pie, es imprevisible y tiene un cambio de ritmo demoledor.

Soteldo fue uno de los jugadores más destacados del Sudamericano Sub20 celebrado en enero. Con tres goles y dos asistencias, se metió en la parte alta del máximo artillero y el máximo pasador y ayudó a Venezuela a llegar al Mundial Sub20, donde su selección está siendo una de las mejores en cuanto a forma y resultados y su portentoso ataque (junto a Ronaldo Peña, Cordova y Peñaranda) le hacen candidato a todo. Y eso que Soteldo llegó en baja forma, tras una lesión de rodilla que le produjo una entrada criminal del futbolista Camargo durante un partido de la Liga de Chile y que le tuvo entre algodones hasta minutos antes del debut.

Soteldo, apodado Minion por motivos evidentes, sigue progresando poco a poco en el fútbol sudamericano. No es un goleador consumado, pero es buen asistente y un generador de peligro constante. Quiere cocer a fuego lento antes de pensar en dar un salto a Europa, donde sabe tendrá que hacer muchos méritos para ser competitivo. De momento, en Venezuela y Chile disfrutan de su juego. Hay vida más allá del fútbol europeo. 

jueves, 18 de mayo de 2017

Ryan Sessegnon, el carril siniestro de Inglaterra

¡Muchas felicidades, Ryan Sessegnon (18 de mayo de 2000, Inglaterra). Y felicidades también para los fans del Fulham, porque su próxima estrella, que solo tiene 17 años, firmará en los próximos días su primer contrato profesional, ahuyentando así los cantos de sirena provenientes de Chelsea, Liverpool, Bayern de Múnich, Manchester United, Manchester City... Todos los grandes del país, en definitiva, y alguno que se ha querido sumar a la fiesta.

Cuando Jokanovic llegó en julio de 2016 para preparar la pretemporada del Fulham, solo exigió una cosa al club. Quería que Ryan Sessegnon, el joven que apenas acababa de cumplir 16 años, estuviera con ellos en el stage y se quedara en la primera plantilla. Visto el reciente acierto del club con los imberbes (Mousa Dembelé, Patrick Roberts, etc), nadie puso ninguna pega.

Sessegnon, ante el Tottenham en FA Cup /Clive Rose/Getty Images
Y es que, lo que Ryan Sessegnon acababa de hacer unos meses antes debería aparecer en los libros que se escriban sobre precocidad. O reescribir los ya publicados. Con 15 años, en la primavera de 2016, Steve Cooper, técnico de la Sub17, se atrevió a convocarle con chicos dos años mayores que él para el clasificatorio del Europeo Sub17. A esas edades, el desarrollo físico es un hándicap difícilmente superable y por eso es difícil ver jugadores menores a la edad límite. De hecho, lo más lógico, es que los seleccionadores suelan estirar las convocatorias de los más añejos todo lo posible.

Así las cosas, tras un par de dobles partidos a gran nivel, el chico se ganó un sitio en la nómina que el seleccionador se llevó en mayo para jugar la copa europea. Si bien en los clasificatorios había actuado como extremo, en el torneo lo hizo desde el lateral. Y fue, de manera descarada, el mejor de los pross, que se quedaron eliminados en cuartos de final tras cruzarse con una España que perdió la final en los penaltis.

Sessegnon llegó al Fulham con nueve años de la mano de su hermano gemelo Steven. Aunque las trayectorias desde ambos desde entonces han sido radicalmente opuestas. Considerado ya por gran parte de la opinión pública como el próximo Gareth Bale (por la posición con la que iniciaron sus carreras), Sessegnon ha alternado este año el lateral zurdo y el extremo siniestro. Ha jugado 31 partidos en los que ha marcado siete goles y ha repartido cinco asistencias. En su haber, hasta que alguien le supere (y pasará tiempo) tiene ya el récord de ser el goleador más joven de la historia de la Segunda División Inglesa (l6 años y 94 días).

"No importa la edad, se trata de saber si estás preparado para jugar al fútbol o no", afirma su técnico Jokanovic, que le ha pedido a los dueños del Fulham refuerzos para tratar de ascender el próximo curso a la Premier League y ha señalado que el mejor fichaje sería retener a su nueva perla. "Es uno de los mejores talentos del país, somos nosotros los que tenemos que cuidarlo", sentencia.

Su mejor actuación hasta la fecha tuvo lugar ante el Newcastle, campeón de la Liga, al que le vacunó con dos dianas (su primer doblete como profesional) para arrebatarle la victoria. Pero la precocidad del chico, que a sus 16 años recién cumplidos ya había debutado con la selección Sub19, viene de lejos. Con 14 años debutó en el tercer equipo del Fulham, preparado para jugadores de 18 años.

A sus recién cumplidos 17 años, sus condiciones son bárbaras. Desborde, regate, llegada, facilidad para hacer gol, velocidad y fuerza. No aparenta tener la edad que dice su DNI y el Fulham, que en los últimos años es una mina, ha encontrado una nueva perla en su cantera. Los grandes clubes ya se pelean por él, y en esta época de burbuja económica, cualquiera puede hacer una locura de cifras insospechadas.Sea como fuere, la carrera de Ryan Sessegnon no ha hecho más que empezar, pero no parece que vaya a ser de las que duran poco y se quedan sin éxito en el olvido.


martes, 16 de mayo de 2017

Mundial Sub20 (2017): Jugadores a seguir

Como cada dos años, los mejores jugadores juveniles se dan cita en el Campeonato del Mundo de la categoría. Serbia, vigente campeona, no podrá defender el título al no haberse clasificado. Tampoco Brasil, que fue subcampeona, ni Malí, tercera. Será un podio completamente nuevo en el que Argentina y Francia parecen ser los combinados más potentes. Cabe destacar, eso sí, que las siempre competitivas Italia y Alemania se darán cita y que Inglaterra presenta una gran nómina de jugadores. Uruguay, campeona de Sudamérica y las selecciones africanas, siempre potentes en estas categorías, deberían ser importantes. Aquí, los jugadores más destacados de cada combinado.

Santiago Ascacibar (Argentina): Pequeñito pero matón. El pivote de Estudiantes de la Plata será uno de los jugadores con más experiencia profesional de todo el torneo. Un recuperador nato que da una primera salida de juego sencilla, fácil, sin complicaciones. Pegamento necesario para el centro de campo de un combinado argentino que, en estas categorías, suele destinar su suerte a la improvisación de sus jugadores talentosos. Su trabajo no es fácilmente visible. 

Marcelo Torres (Argentina): Acudió al pasado Sudamericano sin casi cartel y se convirtió rápidamente en uno de los jugadores revelación. Su facilidad para ver gol y su oportunismo pueden ser cruciales aunque, a priori, partirá como suplente. Fue uno de los cuatro máximos goleadores del Sudamericano Sub20.

Lautaro Martínez (Argentina): Su presencia en el torneo está en entredicho, toda vez que un fuerte golpe en el último amistoso ante Vietnam le tiene a día de hoy en el hospital con una fractura en la tráquea y en el tabique nasal. Vivía un momento dulce tras dar el salto al primer equipo de Racing de Avellaneda, donde se había hecho a base de goles con la titularidad. Ahora habrá que esperar. Su posible baja, unida a la segura de Ezequiel Barco, debilitan a la albiceleste. Fue uno de los cuatro máximos goleadores del Sudamericano Sub20.

Tomás Conechny/JUAN CEVALLOS/AFP/Getty Images
Tomás Conechny (Argentina): Es posiblemente el jugador con más talento del torneo. Segundo delantero o jugador de banda izquierda, Conechny, capitán de la Sub17 y llamado a liderar esta Sub20, ha ido perdiendo impacto con el paso de los meses. En el Sudamericano fue suplente de manera sorpresiva aunque siempre que tuvo minutos demostró que es un jugador de otra pasta. Regateador, peligroso, rápido, de los de sacar petróleo de la nada. El Correa, Agüero o Messi que Argentina ha presentado en otras ediciones. Fue el segundo máximo asistente del Sudamericano Sub20.

Ezequiel Ponce (Argentina): Formado ya totalmente como profesional, su año en el Granada ha sido un continuo sube y baja. Su veteranía debería ser un plus en esta categoría y debería ser el delantero titular sin problema, sobre todo con las bajas de sus homólogos. Desde que ha vuelto a la Sub20 no ha dejado de marcar.

Marcos Senesi (Argentina): Es el mejor defensor de la selección y, sorpresivamente, se le dan pocas oportunidades. Argentina fue un caos en el Sudamericano sin el de San Lorenzo y en esta ocasión no se le ha querido dejar fuera. 

Bryan Cabezas (Ecuador): El extremo del Atalanta ya fue uno de los más destacados en el Sudamericano. Un solo jugador que es capaz de poner patas arriba un partido. Su llegada al fútbol europeo hace ya tiempo le han hecho ir un pasito por delante del resto de jugadores. Fue uno de los cuatro máximos goleadores del Sudamericano Sub20.

Pervis Estupiñan (Ecuador): Un puñal en el costado ecuatoriano. A veces como lateral, a veces como interior, el del Granada es incisivo y tiene un guante en su zurda.

Adam Armstrong (Inglaterra): El delantero del Newcastle es puro nervio. Velocidad incontrolable y un descaro tremendo. Cedido en el Barsnley, ha sido uno de los jugadores más determinantes del equipo en Championship pese a su bisoñez. Debería formar pareja de ataque con Solanke, aunque en caso de jugar solo con un delantero podría salir perjudicado y verse relegado a ser un revulsivo.

Solanke, con el Chelsea Reservas
/Alex Pantling/Getty Images
Dominic Solanke (Inglaterra): Es el llamado a heredar el dorsal número 9 del Chelsea en unos años. Jugador habilidoso y muy eficaz dentro del área. Este año se ha quedado como delantero reserva del Chelsea y al final no ha tenido minutos. Llega fresco al torneo, pero con una gran falta de ritmo que le puede pasar factura.

Sheyi Ojo (Inglaterra): Extremo desequilibrante. Ya ha debutado con el Liverpool en Premier League y es de esos jugadores que debe tener un puntito más que el resto. De sus cabalgadas por la izquierda llegará gran parte del peligró de los pross.

Jean Kevin Augustin (Francia):Situación parecida a la de Solanke. Delantero del PSG, se quedó en la primera plantilla en búsqueda de minutos que no ha logrado tener. El mejor jugador y máximo goleador del Europeo Sub19 del año pasado es uno de los jugadores a tener en cuenta por su olfato, su poderío físico y su versatilidad. Desarrollado por encima del resto, será difícil frenarle.

Lucas Tousart (Francia): Una de las revelaciones del campeonato francés. Tousart es un jugador del centro del campo con mucho recorrido e inteligencia. Llega en un gran momento de forma, tras ser titular indiscutible en el tramo final del curso con el Lyon.

Takefusa Kubo (Japón): Con 15 años, será el jugador más joven del torneo. Estuvo en La Masía durante cuatro años con el Barcelona, pero acabó volviendo a su Japón natal y ahora la reglamentación FIFA no permite una vuelta prematura antes de que sea mayor de edad. Ya ha debutado en la primera división de Japón y aunque le faltan experiencia y cuerpo, le sobra descaro y desparpajo para caracolear en la mediapunta.

Takefusa Kubo/Lukas Schulze/Getty Images
José Gomes (Portugal): Ze Gomes o Ze Golo, como se le llama, está destinado a ser el ariete de Portugal muchos años junto a André Silva. El delantero del Benfica fue la sensación del Europeo Sub17 la temporada pasada donde fue máximo goleador en un torneo que ganó su país. La palabra que mejor le define posiblemente sea precocidad. Mete goles de todos los colores.

Santiago Bueno (Uruguay): Central espigado, rápido y con buena salida de balón. Cualidades que no han pasado desapercibidas para un Barcelona que se hizo con sus servicios hace apenas unos meses. 

Joaquín Ardáiz (Uruguay): Delantero puro de área, oportunista. A priori, jugará un rol suplente, como ya hiciera en el Sudamericano. Su facilidad para hacer gol en momentos complicados le hace fundamental en cualquier convocatoria. Un jugador con grandes recursos, buen olfato y que siempre aprovecha su momento.

Nicolás Schiappacasse (Uruguay): Parte con ventaja para ser el titular de los charrúas. Fue crucial en la consecución del Sudamericano Sub20, aunque tuvo partidos donde no estuvo acertado. Es la esperanza y la perla de Uruguay, pero a sus 18 años recién cumplidos se le exige que marque diferencias. Peleón, rápido y aguerrido, el ariete del Atlético de Madrid tiene que destacar en estos torneos de cara a coger confianza para gestas mayores. Su mayor enemigo es él mismo.

Amaral con la Sub20/JUAN RUIZ/AFP/Getty Images
Rodrigo Amaral (Uruguay): Más fútbol en una uña de uno de los dedos de su zurda que todo el resto de jugadores del torneo juntos. Su mayor problema es su físico. Amaral tiende a engordar con facilidad, aunque su estado de forma lamentable no le impidió ser el jugador diferencial en el Sudamericano Sub20, donde se erigió como pichichi. Potencia, disparo, visión de juego, Amaral, el capitán, lo tiene todo para brillar. 

Rodrigo Bentancur (Uruguay): El ya jugador de la Juventus tiene que demostrar más de lo que ha exhibido hasta ahora con la albiceleste. Por sus galones en Boca y su experiencia se le exige que sea determinante, que lleve el tempo y la manija de todos los partidos, cosa que no hace con regularidad. Aún un poco blando en lo físico, su toque de balón debería marcar diferencias.

Facundo Waller (Uruguay): Es el mejor socio de todos. Máximo asistente del Sudamericano Sub20, Waller combina el trabajo defensivo y el sacrificio con el último pase.

Gedion Zelalem (USA): El meciodentro del Arsenal es el líder de los norteamericanos. Su físico privilegiado le hace ser uno de los jugadores más destacados de estos torneos. Con todo, en los últimos años se ha quedado estancado y la calidad del equipo no le dejará exhibirse demasiado.

Cameron Carter-Vickers (USA): El defensa del Tottenham es uno de los mejores zagueros del torneo. Llega a la cita entre algodones por una lesión de rodilla que le ha mantenido demasiado tiempo en la enfermería y que le ha privado incluso de poder debutar con el primer equipo de los spurs.

Adalberto Peñaranda (Venezuela): Se perdió el Sudamericano por los compromisos con su equipo. Tras romper el cascarón hace unos meses, su último año no ha estado a la altura de los que se preveía en su fútbol y este torneo debería ser un punto de inflexión en su carrera.

Ronaldo Peña (Venezuela): Debería ser titular, pese a la presencia de Peñaranda. Delantero tanque, de área, rematador y goleador con el filial de Las Palmas. Va de menos a más siempre en las citas de este estilo.

Yeferson Soteldo (Venezuela): Otra de las grandes alegrías del Sudamericano, donde estuvo arriba en las listas de goleadores y asistentes. Jugador bajito, con un gran tren inferior. Regateador, eléctrico, vibrante, imparable. Porque las mejores esencias siempre se guardan en frascos pequeños.

Soteldo, contra Argentina/JUAN CEVALLOS/AFP/Getty Images